domingo, 11 de noviembre de 2012

EJEMPLO DE AHORRO ENERGETICO CON SISTEMA DE BIOMASA

Evaluar la situación energética y de consumo en los edificios municipales con el fin de llevar a cabo medidas de ahorro ha sido y es uno de los pilares fundamentales de la política medioambiental del actual equipo de gobierno.
Fruto de este trabajo, el Ayuntamiento de León firmará próximamente un convenio con la Sociedad Pública de Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl) para sustituir las calderas de gasóleo de los edificios del CHF y la Residencia de Ancianos ‘Virgen del Camino’ por calderas de biomasa.  Una medida que supondrá que el gasto anual de más de 300.000 euros sea reducido hasta en un 40%, lo que se traduce en más de 120.000 euros cada ejercicio.
La concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Belén Martín-Granizo, ha explicado que en los últimos meses los técnicos de su área han realizado una exhaustiva auditoría interna de consumos. Un trabajo del que ha resultado la necesidad de sustituir las calderas menos eficientes.
“Nuestra apuesta es decidida por las energías renovables, la bioenergía y la utilización de los recursos de nuestro entorno inmediato. Por eso estamos estudiando utilizar los restos leñosos que produce la poda de los 3.000 árboles del municipio, unas 1.200 toneladas cada año susceptibles de convertirse en biomasa”, aseguró Belén Martín-Granizo.
Y es que las calderas de biomasa utilizan combustibles naturales provenientes de fuentes renovables. Los pellets de madera (serrín prensado), procedentes de residuos forestales o de los excedentes de industrias madereras, huesos de aceituna, cáscaras de frutos secos, leña etc., son los principales ‘combustibles’ de este tipo de calderas.
Estos biocombustibles resultan más económicos que los combustibles tradicionales (gasóleo, propano, etc.). Además, el alto poder calorífico por unidad de peso (alcanza las 4.200 kcal/kg) hace del biocombustible una forma de energía rentable y renovable, y aporta a la caldera de biomasa unos rendimientos caloríficos que casi alcanzan el 100%.
Belén Martín-Granizo añadió que además “pretendemos impulsar estas nuevas centrales de producción energética como centros de consumo, demostración y aprendizaje para nuestros escolares y jóvenes en formación”. El objetivo es sumar a estos dos edificios municipales otros para optimizar al máximo los recursos económicos y energéticos.