martes, 20 de noviembre de 2012

LA EOLICA CUBRIRA EL 12% DE LA DEMANDA MUNDIAL EN 2020


La energía del viento podría suponer el 12% de la electricidad mundial en 2020, crear 1,4 millones de puestos de trabajo y reducir las emisiones de CO2 en más de 1.500 millones de toneladas al año, según la cuarta edición delGlobal Wind Energy Outlook (GWEO), elaborada por el Global Wind Energy Council (GWEC) y Greenpeace. Lo que supondrá triplicar el mercado actual.

La eólica cubrirá el 12% de la demanda de electricidad mundial en 2020
Las previsiones siempre se han quedado cortas con la eólica. Cuando España ya despuntaba como potencia eólica mundial los expertos decían que podría llegar a aportar el 16% de nuestra demanda eléctrica. Y hace tiempo que superamos ese registro. 

Tal vez las cosas no avancen tan rápido como cabía esperar en otros continentes pero, como apunta el informe GWEO, la eólica no tiene vuelta atrás, el crecimiento de la tecnología se extiende ya por todos los países y, en uno de los escenarios que plantea el informe, puede llegar a cubir el 12% de la demanda mundial en 2020 y hasta el 20% en 2030. 

El Global Wind Energy Outlook pinta tres futuros distintos para la eólica con escenarios a 2020, 2030 y 2050. Y mide estos escenarios contra dos proyecciones diferentes: la primera, basada en las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y la segunda, en las de la consultora ECOFYS y la Universidad de Utrecht.

A finales de 2011, la potencia eólica instalada alcanzó los 240 GW en el mundo y se espera un crecimiento de al menos 40 GW este año. En 2020, la AIE prevé que la capacidad instalada llegue a 587 GW, lo que supondría el 6% del suministro global de electricidad. No obstante, el escenario moderado de GWEO considera que se podrían alcanzar los 759 GW y cubrir el 8,3% de la demanda.  En el escenario avanzado, la previsión alcanza los 1.100 MW y entre el 11,7 y el 12,6% de la demanda, lo que supondría un ahorro de casi 1.700 millones de toneladas de CO2.

“El ingrediente más importante para el éxito a largo plazo de la eólica es una regulación estable y a largo plazo, que envíe una clara señal a los inversores sobre la visión de los gobiernos sobre el alcance y el potencial de la tecnología”, afirma Sven Teske, experto en energía de Greenpeace. “El Global Wind Energy Outlook muestra que la industria podría emplear 2,1 millones de personas en 2020 –tres veces más que hoy- con un apoyo regulatorio adecuado”, añade.